Bienvenido(a) a XPMexico.com 
   HOME  -  CRÓNICAS  -  CONTACTOAgo 22, 2017 - 04:37 PM 
 · Home

CRÓNICAS
· Principal
· Por Autor

ROCA
· Guías

MONTAÑA
· Listado

NOTICIAS
· Anteriores

ARCHIVOS
· Permiso La Joya
· Videos MTB

DE UTILIDAD
· Enlaces
· Transformación Coordenadas

INTERACTIVO
· Recomiéndanos
· Reseñas
· FAQ

· Estadísticas
· Contacto
 

Por favor da click Reserva Hostales en Línea 

Anuncio
 


RODADAS EN UTAH

Por
José René Chavarría
19 a 23 Oct, 2007
 
<< 1 2 3 4 5 6 >>

AdventureBus Octubre 21, 2007: Gooseberry Mesa.

Despierto temprano, aún no amanece pero dejo a Molly para ir al baño, el viento es más suave que la noche anterior, pero lo suficiente para enfriar el cuerpo, no logro adivinar cómo es el lugar, solo observo las siluetas de las montañas, no sé a qué distancia se encuentran. Busco el lugar por dónde saldrá el sol, quiero ver el amanecer en el desierto. El cielo esta limpio, sin una sola nube y la claridad poco a poco se hace presente para dar paso a un sol brillante, sin mayor protocolo, esperaba un juego de colores previos, como sucede en otros lados, el color aparece en las montañas, cuando el sol ilumina y enciende el vivo color rojo.

Cuando regreso Stephanie ya tiene listo el desayuno, hot cakes de calabaza con nueces, fruta fresca, yogurt, jugo y café. Junto hay una mesa bajo un techado, pero preferimos quedarnos junto al autobús para protegernos un poco del viento. Después del desayuno cada quién lava sus trastes y ayuda a levantar todo, entonces en la mesa colocan todo lo necesario para que cada uno se prepare su sándwich para el lunch durante la ruta, la variedad es amplia, jamones de cerdo, de pavo, de pollo, ahumado, natural, horneado, con miel, quesos suizo, americano o provolone, aderezos, lechuga, jitomate, mermelada y sin faltar la crema de cacahuate, en pan blanco, integral o multigrano. Después es momento de prepararnos para la rodada, llenar la camel con agua, vestirse y revisar que se lleva todo, guantes, lentes, casco y claro la cámara. Esta rutina se repite todos los días durante el tour.

Este primer día ha sido con mucho desconcierto, ¿cómo me visto? El sol está brillando y está totalmente despejado pero hace mucho frío, ¿se sentirá calor más tarde?, ¿y si llevo ropa de más y después me estorba? La referencia de los guías ayuda pero ellos están acostumbrados a climas más fríos. Llevo una playera térmica en primera capa, jersey de manga larga y un rompevientos como capa exterior, short de licra y el short normal, doble calcetín además de un buff para proteger la cara, cuello y orejas, esto fue muy útil ya que al rodar el aire se sentía helado. Fue suficiente aunque en algunos momentos sentí algo de frío.

El autobús paró cinco millas antes del inicio de la vereda, así que rodamos por la terracería lo que fue muy conveniente para aclimatarnos y disfrutar del paisaje de las montañas del Zion National Park (http://www.utah.com/nationalparks/zion.htm). En el inicio se encuentra una placa con la descripción y el mapa de Gooseberry Mesa (http://www.utah.com/bike/trails/gooseberry.htm), un área de estacionamiento y servicio de letrinas.

En la primera parte de la vereda se encuentra un loop de práctica, es un circuito corto que permite conocer y practicar en el tipo de terreno por el que se rueda. El área es mayormente de roca tipo "slickrock", aunque a diferencia del entorno solo tiene un ligero color rosado, con gran adherencia y tracción para las llantas de la bici. El trazo de la ruta está marcada con puntos de pintura blanca sobre la roca y aunque a simple vista del área se pensaría que no habría modo de pasar con la bici, la ruta serpentea entre las rocas de tal forma que el avance es en un continuo ir y venir, subir, bajar y rodear las rocas. Esto es tremendamente divertido sin que por ello deje de ser demandante y muy técnico. Es muy importante seguir los puntos blancos, si se quiere tomar un "atajo" lo mas seguro es que se termine bajando de la bici y caminar, o lo que es peor en una lugar no deseado y quizás muchos metros abajo, mientras que por la ruta trazada se puede rodar en su totalidad. El trazo es la guía de avance porque el ver a los compañeros adelante es engañoso ya que mientras ves que algunos van, otros parece que regresaran.

Robert Rose, nuestro guía, nos dio una clase corta y recomendaciones de cómo pedalear en esta zona, aprovechando la inercia y movimientos del cuerpo para librar el ascenso por las rocas. La ruta tiene una ligera pendiente en ascenso, aunque no se nota por las características del terreno, en apariencia es una enorme superficie casi plana y entre las rocas crecen arbustos y pequeños árboles de no más de 4 metros, juníperos y otras variedades. No es sino hasta que la tierra desaparece frente a uno que se descubre que es una gigantesca meseta. Durante varios kilómetros la ruta corre cerca del borde de la meseta, el acantilado es impresionante y desciende casi a plomo por varios cientos de metros. En algún momento cruzamos y ahora rodamos por el borde opuesto, en realidad estamos llegando al final de la meseta y ésta se estrecha hasta que se convierte en un largo pasillo y solo se requieren algunos pasos para ir de una orilla a la otra. El final de la meseta es hermoso, con plataformas de roca desde donde se admira el entorno de las montañas y en la parte más baja el extenso desierto en el área de "Hurricane". Hermoso lugar que aprovechamos para hacer el lunch y las sesiones fotográficas.

El regreso lo hacemos casi por la misma ruta, aunque en algunos puntos tomamos algun otro "loop" para variarla, fue tremendamente divertido, con mayor confianza sobre el terreno y rodando a mayor velocidad y solo parando algunos instantes para reagrupar. Llegamos al autobús donde Stephie nos espera con una canasta de frutas.

Nuevamente en la carretera, ahora con dirección al este, un viaje de casi tres horas, con una visita exprés a territorio de Arizona, para finalmente llegar a nuestro campamento de la segunda noche. Coral Pink Sand Dunes (http://www.utah.com/stateparks/coral_pink.htm), es un hermoso lugar, entre bosques de vetustos juníperos y una extensa área de dunas con una fínísima arena de color rosa coral, origen del nombre del lugar. El día termina con un reconfortante baño caliente y una buena cena de pasta y ensalada, asando malvaviscos en la fogata para junto con una barra de chocolate preparar un sándwich con un par de galletas, empalagoso en exceso para mi gusto.



<<