Bienvenido(a) a XPMexico.com 
   HOME  -  CRÓNICAS  -  CONTACTOAgo 21, 2017 - 03:44 PM 
 · Home

CRÓNICAS
· Principal
· Por Autor

ROCA
· Guías

MONTAÑA
· Listado

NOTICIAS
· Anteriores

ARCHIVOS
· Permiso La Joya
· Videos MTB

DE UTILIDAD
· Enlaces
· Transformación Coordenadas

INTERACTIVO
· Recomiéndanos
· Reseñas
· FAQ

· Estadísticas
· Contacto
 

Por favor da click Reserva Hostales en Línea 

Anuncio
 


TRES TRISTES TIGRES TRAGABAN TRIGO, TRES PIN... ES LOCOS RODANDO DE PARRES A TEPOZTLáN

Por
Raúl Ocadiz Tapia (Randxerox)
22 Mar a 23 Apr, 2008
 
<< 1 2 >>

Recibo un mensajito en el messenger de Sergio, quien me invita a una rodada VIP (puro cuaderno, no hojas sueltas). Me dice que piensa por fin hacer la Parres-Tepoz de noche. Le contesto que está bien pin...e loco y que si sabía lo que hacía, por lo que de inmediato me enrolo a la aventura.

Quienes ya conocen la ruta saben que es muy divertida, pero al menos hay una ponchadura, desviador roto, si no es que hay piezas dentales flojas, ahora de noche, sonaba medio suicida, pero ¡que diablos! para morir nacimos y sería buena oportunidad para probar mi nueva burra de doble suspensión.

Sábado a las 7:00 de la noche mi mujer me recuerda que ya se me hace tarde, pero ya tenía todo listo para salir: radios, gps, lámpara de casco y manubrio, cámara con flash y demás florituras propias del negocio de la bici de montaña.

Llego a la estación, y me encuentro al poco tiempo de llegar con Christian que acababa de recoger a sus papás de una fiesta, y quienes se iban a llevar su coche. Le pregunto que cuantos íbamos a ser, y resulta que no sabe, que el que organizaba era Sergio. Sus papás se despiden, y sólo nos dicen: "Están locos".

Sergio llega poco antes de las nueve, justo antes del último autobús que sale hacia allá, así que compramos los últimos boletos, mientras que Sergio nos comunica que hay dos cancelaciones, sólo iremos 3. Pasamos a los andenes y subimos las bicis al compartimiento de equipaje y nos sentamos en los primeros asientos. Ya rumbo a Cuernavaca, resulta que lo abordan varios pasajeros que pagan sus boletos, pero dos de ellos vienen bastante "jarras", por lo que el chofer se niega, los borrachos insisten y para mis adentros: "ya se armó la gorda", en fin traía los guantes de kevlar, así que los fregadazos no iban a doler tanto si se ponía la cosa fea. Total, los borrachos se calman y los manda hasta atrás indicándoles que sólo llega a Parres. Llegando a Parres, bajamos y sacamos las bicis, mientras los borrachines ahora confundidos, toman un autobús de regreso hacia dónde los habían dejado.

La calle completamente sola y uno que otro viandante trasnochado circulaba por las cercanías. Revisamos que todo estuviera bien, bicis, lámparas, cascos, todo en su lugar y comenzamos a subir a la calle.

Empezamos a recorrer la calle, pasamos por debajo de la autopista y llegamos a la zona dónde comienza la terracería. Las quejas comenzaron por parte de Christian: ¿Por que estoy aquí si pudiera estar tomando un tesito chateando en la computadora?

Poco a poco comenzaba a descender la temperatura, y algo que poco a poco iba a ser mi pesadilla en la subida: lo que siempre habían sido piedras estaban cubiertos con un montón de arena, lo que hacía que en ocasiones se comenzara a hundir y detener mi pedaleo (che arena de la $/%&...!!!), Sergio continuaba pedaleando sin tantos problemas pues su lámpara tenía buena potencia, aunque de vez en cuando no veía que piedrotas o baches se le iban a atravesar. En las intersecciones revisábamos el gps ya que no se podía ver cuanto habíamos avanzado, y al ver el minimapa en la pantalla, nos dimos cuenta que íbamos bastante rápido. Haciendo cuentas llegaríamos cerca de las 4 de la mañana a Tepoz a ese ritmo, por lo que decidimos bajar la marcha, total, no se nos iba a hacer de noche.

Atravesamos la Comalera, mejor conocida cómo "El mar de lava", dónde empezamos a escuchar unos ruidos extraños producidos por aves nocturnas a lo lejos. Al no tener luz, no nos habíamos dado cuenta que ya habíamos llegado a el vallecito que se encuentra antes de la bajada. Nos detenemos y comenzamos a sacar lo que teníamos en las mochilas (yo no había cenado y esas barras energéticas y galletas de granola me supieron a manjar de Dioses). Decidimos descansar y hacer algo de tiempo, así que nos sentamos, pero al sentir un poco de frío (y lo que se nos venía), sacamos los cobertores térmicos, así que parecíamos pescados envueltos en papel aluminio, sobre una parrilla, pusimos las bicicletas de cabeza a manera de rompevientos, y dormitamos algo, ya que la desvelada también nos estaba haciendo mella. Sólo se oían los chirridos de aves infernales rondando nuestros sueños en una impía noche congelada al estilo de Lovecraft, a veces casi gritando en los oídos, Sergio jalaba el cobertor, yo con la espalda semi congelada y Christian con 30 centímetros de sus patitas al aire pues no lo tapaba bien el cobertor, ya que el niño tomó té de enredadera.



<< 1 2 >>

 
 
Raúl Ocadiz Tapia (Randxerox)

Raúl es un entusiasta y experimentado aventurero y ciclomontañista que radica en el DF y disfuta buscando nuevas rutas para el ciclismo de montaña.


 
Añadido: Apr 1, 2008Actualizado Apr 1, 2008Leído 7969 veces