Bienvenido(a) a XPMexico.com 
   HOME  -  CRÓNICAS  -  CONTACTONov 19, 2018 - 07:06 AM 
 · Home

CRÓNICAS
· Principal
· Por Autor

ROCA
· Guías

MONTAÑA
· Listado

NOTICIAS
· Anteriores

ARCHIVOS
· Permiso La Joya
· Videos MTB

DE UTILIDAD
· Enlaces
· Transformación Coordenadas

INTERACTIVO
· Recomiéndanos
· Reseñas
· FAQ

· Estadísticas
· Contacto
 

Por favor da click Reserva Hostales en Línea 

Anuncio
 


ASCENSO SIN COCHE AL VOLCáN EL ZAMORANO, QUERéTARO

Por
Jorge Alberto Neyra Jáuregui
21 a 22 May, 2005
 
<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 >>

Guía: Víctor Rodríguez Gómez.
Participantes: Estanislao Castillo Cruz, Andrés Vázquez Ibarra, América Rodríguez y Jorge Neyra Jáuregui.


RESUMEN:


SÁBADO 21: viaje de la ciudad de México a Ezequiel Montés Querétaro. Traslado a Colón (1,950 metros de altitud) y acercamiento al Zamorano, para iniciar caminata a pie desde el Ejido Patria (2,400 metros de altitud). Ascenso y pernocta a 2,750 metros sobre el nivel del mar (m SNM).

DOMINGO 22: cumbre a 3,369 m SNM punto culminante del estado de Querétaro y descenso a Los Trigos (2,500 m SNM). Traslado a la ciudad de Querétaro para tomar autobús de regreso al D.F.

Nota. Ignimbrita: roca volcánica piroclástica compuesta de fragmentos de lava y de ceniza, con inclusiones de vidrio oscuro, y comparativamente grandes y semejantes a la llama de una vela. Son rocas asociadas a erupciones muy explosivas de una magnitud considerable y los productos que generan cubren cientos o incluso miles de kilómetros cuadrados.


RELATO COMPLETO.


SÁBADO 21

Cita en la terminal del norte a las 6:50. Yo me levanto a las 5:00 para acomodar lo que llevaré en la mochila. Tomo datos del peso: llevo 31 kilogramos a este viaje. A las 6:30 abordo el taxi que me lleva a la Terminal de Autobuses del Norte. Llego a las 6:55. Sólo Andrés está y tenía varios minutos de haber llegado. Posteriormente aparecen Víctor y América. Enseguida acudimos a comprar los boletos. Viajaremos de la ciudad de México a Ezequiel Montés Querétaro en un autobús de la línea flecha roja que nos cuesta 120 pesos y con horario de salida de las 7:20. La unidad sale con algunos minutos de retraso. Descansamos y como suele acontecer, ya es común que nos exhiben una película. En el trayecto efectuamos varias detenciones con la finalidad de que suba gente y es hasta antes de las 10:30 cuando llegamos a Ezequiel Montés.

El transporte nos deja en la plaza que está a un lado del camino principal, al parecer no hay terminal. De allí caminamos en búsqueda de la parada de los camiones que van a Colón. Afortunadamente está cerca y al llegar esperamos poco tiempo. Lo abordamos y antes nos cobran 5 pesos. En unos cuantos minutos partimos hacia nuestro destino. Hacia las 10:30 se inicia el traslado a Colón y en cosa de 45 minutos llegamos al poblado. A las 11:20 estamos allí después de recorrer 20 kilómetros. En la terminal local nos encontramos con Estanislao, quien viene acompañado de su esposa. Preguntamos a qué hora sale el transporte que va al pie del Zamorano, hay confusión pues una cosa es el poblado de El Zamorano y otra muy distinta es ir hasta el cerro.

Según hemos examinado en las cartas topográficas, hay una brecha casi hasta la cumbre pues allí se encuentran instaladas unas microondas. Sin embargo, nuestra intención es hacer la excursión caminando desde alguno de los poblados. Víctor sugiere que podría ser desde el Ejido Patria o en su defecto buscar quien nos lleve a Los Trigos para comenzar el ascenso desde esa localidad. También nos enteramos que al parecer tenía algunos minutos de haberse ido uno que va al poblado de El Zamorano y ahora esperaremos hasta las 13:30 para tomar la próxima corrida. Así que tenemos casi un par de horas libres a fin de caminar y visitar las calles de Cristóbal Colón que es el nombre completo del poblado.

Decidimos ir al centro a fin de comer. Enfrente de la terminal hay una plaza por la que pasamos para ir caminando hacia las calles más céntricas. El pueblo es pequeño, hay escasa basura y en la parte céntrica los muros de las casas están bien pintados. Lo que sí es que al cruzar un río o mejor dicho, lo que queda de el, soportamos un olor bastante fétido. Buscamos quizá alguna fonda, aunque pronto nos damos cuenta que existen alternativas muy limitadas. Los pocos locales abiertos ofrecen sólo barbacoa y carnitas. Para Andrés y yo, quienes somos vegetarianos, no hay más remedio que detenernos en un puesto callejero en donde decidieron comer Víctor y su hija. Los vegetarianos damos una vuelta en un intento por inspeccionamos en los alrededores para ver si hay otras opciones. La búsqueda resulta infructuosa y regresamos a donde se quedaron nuestros compañeros, quienes terminaron muy rápido de saciar el apetito. Nosotros nos damos un poco más de tiempo. Las gorditas, echas de maíz amarillo o azul, están rellenas de queso y se les agregan guisados de manufactura casera. Nosotros pedimos de nopales y papa, los cuales degustamos en unas sillas de plástico. La ventaja es que estamos resguardados del sol al amparo de una buena sombra que proporcionan los muros de la construcción al lado de la cual está el puesto improvisado. Yo me como tres. Posteriormente cada quien se dispersa. En realidad son pocos los atractivos en derredor. Lo que más resalta es que hoy nos está tocando una ceremonia religiosa en la iglesia. Hay mucha gente allí reunida lo que incluye danzantes y restricciones al paso de vehículos para que los peatones caminen por doquier con toda libertad. Unas personas se nos acercan para ofrecernos fotografías del párroco de la iglesia, es como si fuera el papa de la localidad. ¡Vaya! esto denota un ambiente de comercialismo religiosa que se me hace poco afortunado. Yo busco otro tipo de intereses y aprovecho para recorrer alguna que otra tienda para saber si venden refrescos en botella de vidrio. Como es de esperarse, la tarea resulta en vano, todas las bebidas de este tipo son en envases de plástico desechable. Me llama la atención un par de señoras quienes venden frutas. Les compro siete pitayas por diez pesos y mientras camino por los alrededores, como una de estas. Luego me animo a comprar una paleta en la michoacana. Pido una de guamushi. Pregunto de qué es. Resulta que la hacen a base de frutos de biznaga. ¡Caray al menos encuentro una opción interesante de aprovechamiento de algún recurso propio de la región! El encargado me dice que hay algunas de estas plantas en el jardín que rodea a la iglesia. En efecto, allí están algunas, apenas y se ven ya que la gente ha invadido el césped en donde aquellas se encuentran. Ferocactus histrix (DC) Lindsay. Su nombre común es: biznaga de guamishí, huamishí. Usos: Los frutos maduros llamados guamishís o huamishís, se comen como fruta de temporada o se hacen paletas de hielo, aguas frescas, mermeladas.



<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 >>

 
 
Jorge Alberto Neyra Jáuregui

Estudió ing. geofísica y ecología. Es también fotógrafo y montañista desde 1987, y ha creado un banco de información sobre temas ambientales e imágenes de la naturaleza para la conservación de la vida silvestre. Padece el mal de la vulcanofiliosis nívea.


 
Añadido: Jul 25, 2005Actualizado Jul 25, 2005Leído 5335 veces
 

Las opiniones y comentarios son del(los) autor(es) y no reflejan la opiniòn de XPMexico.com. XPMexico.com no se responsabiliza por la precisión de la información.